Reciclaje en frío in situ

El reciclaje en frío (in situ) es ecológico y rentable

En cuanto la superestructura asfáltica se ve arrastrada, es imprescindible un saneamiento completo de la estructura de la carretera. Están al alza las soluciones ecológicas y rentables en las que es un requisito fundamental la reutilización del material fresado.

Cómo funciona el reciclaje en frío?

Con el método de reciclaje en frío in situ, el material fresado no llega a abandonar la obra, sino que se trata allí mismo y vuelve a extenderse directamente. Esto no solo ahorra muchos viajes de camión hasta la planta de tratamiento, sino que también acorta los tiempos de extendido.

«Se demandan tecnologías capaces de ahorrar recursos. El procedimiento de reciclaje en frío de WIRTGEN está acreditado desde hace años y ya cumple hoy las exigencias de mañana.»

WIRTGEN Recicladoras en frío

Una sola tecnología, muchas variantes de aplicación

Como pionera del reciclaje en frío, WIRTGEN ofrece diversas tecnologías y métodos que se emplean en función de las circunstancias locales. En cualquier caso, la tecnología básica es la misma para todas las recicladoras en frío: se esparcen previamente pequeñas cantidades de cemento, la capa asfáltica se granula a la profundidad deseada, el granulado se mezcla con ligante y agua y también con emulsión bituminosa o betún espumado y vuelve a extenderse y compactarse.

La diferencia radica en el extendido:

Si se usan recicladoras en frío de WIRTGEN de la serie CR, habitualmente se emplea para el extendido una extendedora de asfalto. El material de construcción homogéneo tratado por la recicladora en frío se traslada directamente al depósito de material de la extendedora de asfalto, que lo extiende y precompacta.

En el caso de las recicladoras en frío de la serie WR el extendido se realiza en principio sin pavimentadora adicional. Antes de la compactación, el material de construcción se somete al perfilado fino de una niveladora.

Todas las recicladoras en frío son abastecidas por los camiones cisterna de agua y eventualmente de emulsión o betún que están conectados al tren de reciclaje.

Variante de extendido: tren de reciclaje con recicladora en frío de la serie CR

La recicladora en frío de WIRTGEN entrega la mezcla tratada directamente al depósito de material de la pavimentadora para el extendido. A continuación se realiza la compactación.

Variante de extendido: tren de reciclaje con estabilizadora de suelos y recicladora en frío de la serie WR

La recicladora en frío y estabilizadora WR de WIRTGEN granula las capas dañadas. Al mismo tiempo, el cemento previamente esparcido se incluyen la mezcla y se rocía betún y agua. A continuación se realiza la compactación.

El tren de reciclaje en frío, compuesto de camión cisterna, recicladora en frío WR 240 y rodillo Hamm, deja tras de sí una superficie estable que, si es necesario, también se puede autorizar para el tráfico sin una capa de superficie nueva.

La primera opción como ligante en el reciclaje en frío: el betún espumado

Para elaborar betún espumado, se inyectan en betún calentado cantidades pequeñas de agua y aire a alta presión. A continuación, el agua se evapora y hace que el betún se espume repentinamente hasta alcanzar un volumen entre 15 y 20 veces mayor. A continuación, la espuma se añade directamente a la mezcladora mediante toberas de inyección y se mezcla óptimamente en materiales de construcción fríos y húmedos. La calidad del betún espumado viene determinada fundamentalmente por los parámetros «expansión» y «semivida» ya que, cuanto mayor sea la expansión y más alto sea el valor de semivida, tanto mejor se puede tratar el betún espumado.

Equipamiento de laboratorio de WIRTGEN: análisis previo para determinar la calidad del material de mezcla

Rehabilitación del asfalto a modo de obra itinerante en el método de reciclaje en frío

El reciclaje en frío con betún espumado como ligante es un método asentado en todo el mundo que en muchos países está llamando cada vez más la atención de las autoridades de fomento y las empresas constructoras para el saneamiento de las carreteras y que en algunos países ya se prescribe como método estándar. Permite elaborar capas flexibles y duraderas. Estas constituyen en la superestructura de la carretera la base perfecta para la subsiguiente superestructura asfáltica con un grosor de capa reducido. El betún espumado se produce mediante la tecnología más moderna a partir de betún normal a aprox. 175°C de temperatura. La incorporación del ligante a la mezcla de minerales se realiza con un método in situ dentro de la recicladora en frío de WIRTGEN de la serie CR o la recicladora en frío de la serie WR de forma exacta mediante sistemas de inyección controlados por microprocesadores. Esto permite realizar el procesamiento a modo de obra itinerante.

Ventajas
Protección medioambiental
Rentabilidad
Tiempo de extendido breve
Rehabilitación de carreteras
Volver a la visión de conjunto